VOLVER

Emilio Herrera Linares

Granada 1879 - Ginebra 1967

Nacido en Granada en 1879, en el seno de una familia burguesa de tradición militar, ya en su infancia Emilio Herrera muestra su interés por la ciencia. En 1896, ingresa en la Academia de Ingenieros de Guadalajara, donde termina su la carrera en 1901. Se incorpora a las Escuelas Prácticas de Aerostación y desde 1906, se dedica a esta disciplina. En 1911, obtiene su título de piloto militar y alterna sus servicios en la Aerostación de Guadalajara y en Aviación de Cuatro Vientos, donde asume la formación de las siguientes promociones de pilotos. Entre 1913-14 Herrera recibe el nombramiento de Caballero Gentilhombre de Cámara con Ejercicio de manos del Rey, por su hazaña aérea: cruzar el estrecho.

En los años que siguen, Herrera se concentra en la actividad científica y como Vicepresidente, desde 1919, de la Sociedad Matemática estudia y difunde la Teoría de la Relatividad. En las dos décadas siguientes, se convierte en un estudioso de la aeronáutica de prestigio internacional, siendo uno de los responsables de la concepción y diseño del Laboratorio Aerodinámico de Cuatro Vientos, considerado como uno de los más importantes del mundo.

En 1927, es designado vocal del Consejo Superior de Aeronáutica, dos años más tarde, director de la Escuela Superior de Aerotecnia. En 1931, la Sociedad de Naciones reconoce la valía de sus aportaciones nombrándole ‘Experto Internacional de Aviación’. Asimismo, el Gobierno de la República reconoce su labor en el ámbito de la aeronáutica y le concede el título de Ingeniero Aeronáutico por méritos. En 1933 ingresa en la Academia de Ciencias.

Este mismo año comienza a preparar un programa de investigación de la radiación cósmica en las altas capas de la atmósfera. Proyecta una ascensión que despierta el interés internacional y diseña el que se podría considerar el primer traje espacial. Sin embargo, el estallido de la Guerra Civil frustra su proyecto.

Durante la Guerra Civil, Emilio Herrera, de convicciones monárquico-conservadoras, se mantiene fiel a la República. Es nombrado Jefe de Servicios Técnicos y de Instrucción de las Fuerzas Aéreas de la República (FARE). Ascendido a general, Indalecio Prieto lo elige para la embajada que representa a la República Española en la toma de posesión del nuevo presidente de Chile.

De regreso a Europa en febrero de 1939, Herrera se instala en París e inicia su largo exilio. Sin bienes para subsistir y sin aceptar ayudas, consigue trabajo en la ONERA (Office National d´Études et de Recherches Aéronautiques) y en la UNESCO, hasta que el ingreso de España en la ONU (1955) le lleva a presentar su dimisión.

Aunque Herrera no muestra tener vocación política, acepta en 1951 encargarse del Ministerio de Asuntos Militares del Gobierno de la República en el Exilio. El 9 de mayo de 1960 asume la Presidencia del VI Gobierno en el Exilio, tiene 80 años. Siete años más tarde, muere en Ginebra, el 13 de septiembre de 1967. Sus restos descansan en Granada desde que en 1993 fueran trasladados a su ciudad natal.

> Si quieres conocer más a este científico, puedes acceder a su ficha biográfica aquí.